Primer día de viaje

Primer día de vaje.

This is D-day! Bueno, no tanto, pero es importante para mi. Hoy (al momento de escribir esto, 15 de septiembre) terminó mi primer día en el viejo continente.
El viaje en avión fue pesado. Mi vuelo a Frankfurt estuvo acompañado de unos 200 niños de secundaria (12 a 16 años) de escuelas de legionarios de Cristo de todo el país que van a pasar un año en el extranjero. Como imaginarán un avión con semejante densidad de pubertos no puede ser un vuelo tranquilo. Durante la primera mitad del viaje los gritos y las risas no pararon. Afortunadamente el muchacho que iba junto a mi no parecía tener el mismo animo y durmió casi todo el viaje.Yo fui menos afortunado y solo pude dormir unas dos horas.
Llegando a Frankfurt estaba bastante cansado pero aun tenía un buen camino por recorrer. Tomé mi mochila y salí corriendo a alcanzar mi vuelo de conexión que sería dentro de una hora. De lo que no estaba enterado es del tamaño del aeropuerto de Frankfurt. A pesar de tener una hora de tiempo entre los vuelos llegué con los minutos contados a la sala de espera. Cuando subí al pequeño avión que me llevaría a Innsbruck estaba completamente exhausto.
El segundo vuelo fue mucho más tranquilo. Esta vez tuve ventana y vaya que disfruté la vista de los alpes (me encontré tarareando la novicia rebelde sin darme cuenta). Desgraciadamente no pude sacar mi cámara para tomar algunas fotos aereas.
Otra vista que me dejó de muy buen humor fueron las sobrecargos. Como son guapas las austriacas! Desgraciadamente cuando salí del país nadie me despidió a la austriaca (ver Indiana Jones y la última cruzada para entender el comentario). Pero bueno, no se puede pedir todo.
Bajando del avión busqúe mis maletas y me dirigí a cambiar el dinero que me quedaba en la cartera por euros, pero para mi sorpresa la casa de cambio había cerrado 15 minutos antes de mi llegada. Esperando que el efectivo que tenía me fuera suficiente busqué un taxi y le pedí que me llevara al hostal.
Por ahi de las 6pm ya me había acomodado en mi cuarto y descansado un poco del viaje. Tomé mi cámara y comenzé a caminar por Innsbruck para tomar algunas fotos y encontrar algo de cenar.
Innsbruck es una ciudad bastante pequeña. No llega a 150 mil personas de población. Sin embargo me pareció sumamente agradable, especialmente para turistas. La vista de la ciudad a la falda de una cordillera tan pintoresca es imperdible.
Por ahi de las 9 de la noche ya había recorrido buena parte del centro y me detuve a tomar algo en un café de la plaza para descansar un rato. Al terminar regresé al hostal a intentar dormir para llegar a Bolzano fresco.

Anuncios

2 pensamientos en “Primer día de viaje

  1. Hasta que te apareces =P…! Qué mal que tu viaje haya estado lleno de, dirías tú, pubertos… Pero, se ve que aún así disfrutaste, aunque sea el segundo. Qué bueno que sí recorriste Innsbruck y no llegaste sólo a dormir =P.. Cuídate!

  2. Para casos aereos, tener una bola de chamacos con buen humor me calmarían los nervios jaja. No manches 13 horas? que horror es demasiado, que padre que ya estas disfrutando de las buenas ciudades y pueblos. Me quedare con las ganas de ver los alpes, si puedes no dejes de visitar la mansión donde se grabo la novicia. =p Sigue disfrutando, un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s